sábado, 5 de febrero de 2011

El Cine Arte Normandie

En agosto de 1982, inició sus actividades en el local de Alameda 139 el Cine Arte Normandie. Conservó el apelativo de la antigua sala inaugurada en 1940, anteponiendo la denominación “Cine Arte” como expresión de la voluntad de sus creadores en orden a prolongar y, en lo posible, ampliar, el valioso legado iniciado primero con los cine clubes en las décadas de los 50 y 60.


La mayor parte de la etapa del Cine Arte Normandie transcurrió en la sala de Alameda que más tarde la empresa Conate, dueña del local de Alameda, decide poner fin al contrato de arriendo que mantenía con Filmoarte, sociedad a la que pertenece la gestión del Cine Arte Normandie, fijando como fecha de término el mes de agosto de 1991. El inmueble sería reestructurado para dar paso a un negocio de compraventa de automóviles.

El anuncio del cierre del Normandie provocó una sorprendente reacción de solidaridad y protesta de innumerables personas y una enorme cobertura por parte de los medios de comunicación de la época. La magnitud de esas manifestaciones fue tal que el destino original fijado para el inmueble fue modificado, interviniendo la Municipalidad de Santiago para obtener un acuerdo con los nuevos propietarios, de modo de destinar el recinto a la implementación de un centro cultural, denominado Alameda, que se mantiene hasta hoy, con la sala remodelada, destinada también a exhibiciones de cine arte.
Con la sociedad Filmoarte ya fuera de la administración de ese espacio, se llevó a cabo la remodelación y la gestión de la sala se entregó a otra empresa. La razón por la que no se convocó a Filmoarte para hacerse cargo del nuevo proyecto sigue siendo un misterio para los socios de Filmoarte, Alex Doll y Sergio Salinas.

Asumiendo esta situación, los socios mencionados gestionaron el alquiler de otra sala, ubicada en calle Tarapacá 1181, que a comienzos de los años 60 fue sede del entonces Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile y después de diversas compañía teatrales, entre ellas la de la actriz Silvia Piñeiro, pasando por lapsos en que el teatro se mantenía desocupado. Luego de un período de algunos meses dedicados a refacciones y a la instalación de equipos de proyección, el Cine Arte Normandie reanudó sus actividades en esta nueva sede en diciembre de 1991, con el mismo programa (“Ciclo de cierre”) con que se había puesto término a la etapa vivida en Alameda y ahora denominado “Ciclo de apertura”. Ello expresaba la voluntad de prolongar el proyecto inicial, con la misma disposición y los mismos propósitos que le dieron origen, pese a un cambio de ubicación que muchos, en su momento, consideraron fatal para la mantención de esta iniciativa (así como otros muchos consideraron, en 1982, una quimera destinada a un pronto fracaso la idea de instalar una sala de arte en Alameda). Sin embargo, en su actual ubicación de calle Tarapacá, el Normandie ha permanecido por más de trece años, bastante más tiempo que los nueve años que funcionó en Alameda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada